El Diálogo y la Comunicación

mistica - filosofia - dios - El Diálogo y la Comunicación

El Diálogo y la Comunicación

Por Shikry Gama, Lorenia, 1/10/1991

1.- El diálogo es el arte de concertar, entre dos o más personas, las contradicciones que manifiestan sus ideas y sentimientos, cuidando de respetar la diversidad de sus criterios, para concordar las semejanzas y diferencias entre sus ideas o estados de ánimo, con la explícita intención de comprender y ajustar sus diferencias, para lograr la comunicación interpersonal.

1.1.- En el vocablo "diálogo" el prefijo "dia" conlleva en sí la distinción entre dos o más significados que deben separarse del "logo", sufijo que significa idea, palabra, expresión, razón, etc..

1.1.2.- Para dialogar entre dos o más personas conocidas, es necesario tener una amorosa intención de armonizar las relaciones con quienes por desinteligencia[1] se han distanciado afectivamente. El deseo de armonizar induce a desarrollar "consciencias sintónicas"[2] de entendimiento entre opiniones diferentes o contradictorias con la finalidad de comprenderse y comunicarse.

1.1.3.- Existen muchas formas de intercomunicarse con nuestros semejantes, pero no deben confundirse los argumentos de la conversación, de la discusión, de la polémica con los razonamientos del diálogo, porque mientras aquellos tienen la finalidad de obligar con razones a creer o hacer una cosa, el diálogo conlleva el sentido y el deseo de proponer una idea o un criterio, a pesar de tener diferentes pareceres que distinguen las opiniones de una persona respecto de otras, de modo que con cortesía y consideración case y venga justo con la razón del otro.

1.1.4.- Cuando se comprueba que una persona es daltoniana, se admite sin obstinación que esa persona evidentemente percibe el verde como rojo y el rojo como verde. Tomar conciencia de la existencia del síndrome de la discromía hace que unas personas sintonicen sus contradicciones, adaptándose coherentemente para comunicar sus diferencias.

1.1.5.-.La discromía es una distorsión de los estímulos sensoriales en la percepción cognitiva de los colores. Ciertos patrones sensoriales determinan que todas las personas perciban diferentes gamas de colores, olores, sonidos, sabores y de tactación. La distorsión de las sensaciones condiciona y diversifica las percepciones ideatorias y sensoriales, modificando las aptitudes cognitivas. A estas distorsiones habremos de llamar "distropías".

1.1.6.- Toda persona es distrópica, por eso, percibe diferentes aspectos de lo que otros perciben de su entorno físico, psíquico como intelectivo. La percepción extrasensorial diversifica estas capacidades.

1.1.7.- La diversidad sensorial involucra las abstracciones artísticas, líricas o psicológicas, y aún cuando sean ajenas o ilusorias con respecto a la de sus semejantes, no dejan de ser evidentes a sus sentidos, ni excluyen la capacidad sintónica de su percepción.

1.1.8.-Para concertar esta complejidad de las percepciones sensoriales y extrasensoriales, es indispensable el diálogo motivado por el interés de entender el por qué de las diferencias y divergencias ideatorias que unas y otras personas manifiestan en sus opiniones y pareceres.

2.- La incapacidad para comprender las razones ajenas conduce a la manía de discutir y polemizar los unos contra los otros, en una competencia que no tendrá más propósito que persuadir a los demás de la infalibilidad de sus criterios, en el equivocado entendido de que sólo unos tienen la razón.

2.1.- Al egotista[3] no le interesa conocer el sentir de los demás, por eso, al observar el anverso de una moneda, niega y rechaza el reverso de la misma.

2.2.- Aquellos que con necedad hablan sin escuchar la opinión de sus interlocutores, revelan incapacidad para comprender las razones ajenas, privando a sus interlocutores el derecho de expresar sus sentimientos de ánimo, opiniones, pareceres y discernimientos sobre el tema que los vincula.

2.2.1.- El que impone sus criterios, no toma conciencia de que es muy probable que su interlocutor haya perdido el interés y la intención de escucharlo, sobreviniendo los conflictos por desentendimiento.

2.2.2.- Cada persona percibe una parte del todo. Si se desea tener nociones del todo, es indispensable conocer las otras partes, y estas sólo son percibidas por quienes están en posiciónes diferentes y aún cuando no sean iguales a nuestras percepciones, constituyen aspectos oponentes de la misma realidad.

2.3.- En la relación con los hijos y con los educandos, es necesario castigar sin maltratar, en la misma medida en que es necesario escuchar y enseñar a dialogar con sensatez.

3.- El diálogo en el contexto de las relaciones sociales, desligado del sentido pedagógico de la enseñanza y del sentido filosófico de las nociones de movimiento y de multiplicidad, aplicado explícitamente a la necesidad de esclarecer discusiones sobre los problemas de la incomunicación, es una necesidad impostergable para superar la desinteligencia, el desentendimiento y los conflictos en las relaciones familiares.

3.1.- Dada la relatividad de los valores y la diversidad y confusión de los criterios de lo que es cierto o falso, en todo problema hay cuando menos dos culpables, y uno de ellos, es el que protagoniza todo ser humano en sus relaciones con sus semejantes, cuya solución tiene cuando menos dos alternativas diferentes de entendimiento.

3.2.- Dada la relatividad de las verdades, nadie tiene completamente la razón, ni nadie deja de tenerla por completo. Sólo cuando se ajustan las concordancias con las divergencias es posible establecer la comunicación.

4.- La comunicación entre los seres humanos evolucionó desde los gestos y voces guturales, a la riqueza idiomática e informática del presente y, desde las palomas mensajeras a la trasmisión y recepción energética a distancia, de señales electromagnéticas, escritos, imágenes, sonidos o cualquier clase de información.

4.1.- El cientificismo develó los misterios de la electrónica, eliminando las distancias y llegando simultáneamente a todas las ventanas de los usuarios de la telecomunicación mundial.

4.2.- Gracias a la tecnología de las microondas, la información de lo que sucede en cualquier lugar, puede ser visto, leído o escuchado simultáneamente, en todos los lugares que posean televisión, radiocomunicación o servicios de Internet.

5.- No caben dudas, estamos en la era de las comunicaciones. En breve tiempo la telecomunicación permitirá oler, saborear y palpar a distancia, como si estuviera al alcance físico de nuestros sentidos.

5.1.- Pese a todos estos avances de la tecnología, la mayoría de los humanos no acostumbran o no saben comunicarse con sus seres queridos ni con su entorno familiar y social.

5.2.- Los padres de familia no han tomado conciencia de la necesidad de resolver los graves problemas de la incomunicación familiar. Se da más atención a espectar programas recreativos, pero no se tiene la costumbre de escuchar y ver los programas de capacitación educativa.

5.3.- La mayoría ha confundido el objetivo de la telecomunicación masiva y ha convertido a ésta en un subterfugio eximente de la responsabilidad y el deber de corregir los graves errores que se cometen por negligencia. Se cree equivocadamente que, soslayando el deber de resolver los problemas, se evitarán los conflictos familiares. Pero la verdad es que, si no se confrontan las diferencias oportunamente, será muy difícil superar las desavenencias.

5.4.- La mayoría de los padres e hijos comparten sus impresiones emocionales de consenso con sus simpatías o antipatías, pero no tienen el hábito ni la habilidad para asumir actitudes críticas que los lleve a dialogar sobre las conveniencias e inconveniencias de sus gustos y preferencias.

5.4.1.- Si los programas de la televisión son compatibles a sus simpatías, se reunirán en alegre algarabía. Si los programas son incompatibles, surgirá el conflicto de las antipatías, y después de un período de intolerancia, optarán por adquirir, cada cual un televisor, y terminarán por caer en el aislamiento familiar.

5.5.- Es un grave y lamentable error considerar que los medios de comunicación tienen el fin exclusivo de recrear las tensiones emocionales del ser humano. La corrupción de los valores y costumbres de la sociedad es el resultado de la irresponsable política de propalar novelas y películas que enseñan y promueven el libertinaje sexual, la corrupción de los valores, la criminalidad y la violencia.

5.6.- Las gentes de bien tienen la desagradable impresión de que el fin recreativo de los medios de comunicación se debe a que prima más el interés por el beneficio monetario, que el beneficio cultural, ético y moral de la población.

5.7.- Los medios de telecomunicación tienen el deber de cumplir el rol protagónico de coadyuvar en la educación y conformación de valores éticos y morales, en la enseñanza de buenas costumbres de vida que sean capaces de corregir los errores de conducta que generan las tensiones emocionales de la sociedad.

5.8.- El libertinaje sexual es la causa del escandaloso incremento de progenitores que son incapaces de cumplir con los deberes de una paternidad responsable. La actividad sexual satisface las carencias fisiológicas de los jovenes amantes, pero no satisface las necesidades afectivas para garantizar la buena relación de las parejas. Pasada la euforia sexual, el sexo se convierte tan sólo en un acto que busca distender las tensiones emocionales de las desavenencias de la pareja, pero no resuelve la incomunicación familiar.

5.9.- Los medios de telecomunicación, con tal de elevar el rating de popularidad, propalan irresponsablemente películas y telenovelas que son academias de libertinaje sexual, de violencia y de todas las formas de criminalidad. Los perversos programas de la televisión han conducido a la corrupción del presente, bajo la solapada artimaña de la recreación social.

6.- La comunicación es un acto semejante al principio de los vasos comunicantes[4] que permite asimilar en la conciencia humana los mismos estados emocionales o conceptuales que sus similares.

6.1.-La comunicación nos permite tomar conciencia de las necesidades, los gustos y las preocupaciones de aquellos que amamos sin que sea necesaria la palabra ni el diálogo.

6.1.1.- Entre dos o más personas que están comunicadas, con sólo observar los rasgos faciales o las señales de los ojos, se percibirán las manifestaciones psíquicas del dialogante.

6.1.2.- Cuando hay comunicación, el silencio expresa todo cuanto es necesario saber. Cuando hay comunicación, un gesto es toda una poesía que expresa lo que queremos decir. Cuando hay comunicación, no hay barreras entre los espíritus que se entienden porque el uno está compenetrado con el otro y hay un intercambio amplio y profundo de todas sus inquietudes.

Sirva la presente disquisición para invocar y convocar la imperiosa necesidad de aprender a dialogar para lograr la tan ansiada comunicación.

Shikry Gama





















[1] Desinteligencia (S.G.): Carencia de inteligencia (social) que frustra e impide la comunicación entre quienes están obligados a convivir.

[2] "Conciencia Sintónica(o)": Propiedad del espíritu humano, propuesto por Shikry Gama, para ajustar las ideas, conceptos y pareceres, de tal manera que el significado de dichas ideas y conceptos sea sintonizado -como el ajuste de los circuitos para el óptimo funcionamiento de una frecuencia determinada- por la potencia cognitiva de quienes participan del deseo de comunicarse.

[3] Que sólo le interesa hablar de si mismo///Egoista///Ególatra//Narciso,

[4] Principio, mediante el cual se almacena simultáneamente, en uno o varios recipientes, igual proporción de fluidos.

 
Ver tambien
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad